¡Se Suicido! Culpable: TODOS

Foto de hummyhummy

En una ocasión escuché que un señor se había suicidado.  Yo tendría unos 9 o 10 años talvez por eso la noticia me impactó tanto.  Supuestamente, el hombre tenia muchas deudas, se había deprimido tanto que llego a beber demasiado.  Un día no pudo más con su dolor, tomó un lazo, se paró sobre un silla y cerró los ojos para no ver más su realidad.  Yo me pregunté que porque nadie lo había ayudado, que cuán grande había sido su pena para llevarlo a quitarse la vida.  Nunca exterioricé las preguntas, se quedaron conmigo en mi mente de niña y se acumularon con las muchas otras que se han ido apareciendo durante mi paso por esta vida. Las personas somos duras, a veces demasiado duras. Tenemos el dedo listo para señalar pero los brazos perezosos para abrazar y la lengua dormida para preguntar en que podemos ayudar.  Cuando alguien se suicida muchos lo catalogan como un cobarde, sobre todo si es hombre.  Nunca faltan frases mordaces como “hay si no pudo con eso no era hombre” “ Y solo por eso se suicido?”.

En muchas ocasiones la persona no se suicida en si por el problema que tenga, lo hace porque no tiene la ayuda para poder superarlo, porque no tiene las fuerzas, porque talvez esta sumido en una depresión profunda y necesita de alguien que lo ayude a salir de ella.

Foto de Javier Soltero

Tener depresión es como ver una película en 3D, todo se ve más grande, abultado, las figuras se ven imponentes y uno hasta se siente pequeño.  En una crisis depresiva la persona siente su problema más grande que si misma, se siente minúscula, sin el poder para lograr vencerlo.  En ese momento  la ayuda es crucial. Si la persona logra superar esa crisis, podrá ver atrás y sentirse aliviada  porque no se dejó aplastar por su problema.  Encontrará  posibles soluciones y si no las hay pues lo aceptará  y se resignará.

Pero si no pudo con esa punzante y ensordecedora depresión, si nadie le ayudó a superarla, a salir de ese abismo donde se encontraba iremos a visitarla al cementerio.

Culpable somos todos, ese es el veredicto.  Primero por no ayudar y segundo porque muchas veces nosotros contribuimos a que esa persona sobrepase sus propios limites emocionales.

¡Ayuda! es el grito que se ahoga entre los oídos sordos de un sociedad cada vez más individualista.  Todos necesitamos ayuda y todos la pedimos de una forma u otra. El problema es que nadie esta atento, no hay quien se interese en lo que le sucede al vecino a no ser si es para criticar.  Miremos a nuestro alrededor alguien podría estar necesitando ayuda.

Anuncios

Comenta por favor

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s